viernes, 29 de agosto de 2014

La cigüeña y la zorra




La zorra y la cigüeña es una fábula de Esopo y dice así:

Cierto día, una zorra quiso congraciarse con una cigüeña y la invitó a comer,  la cigüeña aceptó encantada y se presentó en la casa de la zorra.
Pero la zorra sirvió la comida en un plato tan plano, que el pico de la cigüeña no pudo pillar nada de la comida servida.
Al cabo de un tiempo, la cigüeña invitó a la zorra a comer y ella encantada, aceptó la invitación.
La zorra se presentó en la casa de la cigüeña, que sirvió la comida en una jarra alta y de cuello tan estrecho, que solo el pico de la cigüeña podía alcanzar el contenido.
La zorra se marchó de la casa de la cigüeña, pensando en que había sufrido en sus carnes la misma experiencia que ella le hizo pasar a la cigüeña.




La moraleja de esta fábula, es que nunca hay que hacerle a los demás lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros.
Otra cosa que se puede extraer de esta fábula, es que el egoísta; quien solo piensa en si mismo,  no puede dejar de serlo, incluso cuando quiere quedar bien con los demás.

Por otro lado, tiene cierto parecido con el comportamiento de los partidos políticos en relación con el electorado, prometen dar a los demás lo que se reservan para ellos exclusivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario