viernes, 18 de noviembre de 2016

Cronovisor, la máquina de fotografiar el pasado.

En el año 1972,  un sacerdote llamado Marcello Pellegrino Ernetti,  se hizo famoso al declarar en un periódico, que había creado junto  con varios científicos  una máquina, el cronovisor, con la que podía retratar el pasado.


Este sacerdote y exorcista benedictino, decía haber contemplado a Cristo agonizando en la cruz y otros acontecimientos históricos, muchos de ellos relacionados con la vida y experiencias de Cristo.
Se hicieron famosas dos fotografías, una de ellas la de un Cristo agonizante que después se descubriría que era el rostro de una escultura del Santuario del amor misericordioso.  Un crucifijo hecho en 1931 por el escultor español Lorenzo Coullaut Valera,






Pero la imagen que más se ha popularizado es la que  retrata a Cristo paseando con sus discípulos.



Lo que éste sacerdote no debió de tener en cuenta, es que el mundo ya se estaba globalizando, que los medios de comunicación al publicar imágenes y que estas puedan dar la vuelta al mundo, alguien en algún lugar reconocerá la foto publicada, lo que no supone un problema para aquellos que desean dejarse engañar.
La imagen de ese Cristo paseando, fue también reconocida y corresponde a un cuadro del pintor Johannes Raphael Wehler



 Cabe preguntarse si el sacerdote quiso engañar o fue engañado, o que intentó reavivar la fe de las personas con un método que en otros tiempos pudo haber funcionado, en aquellos tiempos en los que se creía en las reliquias de los Santos.
Pero como dice el dicho popular, la mentira tiene las patas cortas y más en un mundo globalizado y tecnológicamente desarrollado. A pesar de esto y la prueba está en la cantidad de informaciones falsas que circulan por Internet, siempre habrán personas que estén dispuestas a aceptar los fraudes como reales si les proporciona una satisfacción a sus propios deseos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario