miércoles, 25 de octubre de 2017

Entre el honor y el dinero, lo segundo es lo primero



Leyendo el refranero uno entiende mejor el carácter del pueblo español, viniendo a demostrar que España no es un país de Quijotes, como se suele decir, sino más bien de Sanchos.
Este refrán está en la linea del dicho popular dame pan y dime tonto, si los "realitis" hubieran existido en el Siglo de Oro español, también hubieran habido garrulos dispuestos a participar con tal de ganar dinero.
Dicen que todo el mundo tiene un precio, quien niegue esta afirmación habría de esperar a recibir la oferta que haga emerger los argumentos del sentido practico, porque ese sentido existe aunque aunque no esté bien reconocido y de pronto empieza a ponerle pegas a la virtud de la dignidad, tan sufrida ella.

El honor es un concepto relacionado con la virtud sin mácula, lo que va en beneficio de una opinión respetable hacia la persona que lo guarda; está directamente relacionado con la reputación y si ha de mancillarse y mandar a paseo la buena reputación que sea, por supuesto, a cambio de dinero.




No hay comentarios:

Publicar un comentario