miércoles, 25 de octubre de 2017

Lo que el hombre principal ha de tener


Cuatro cosas ha de procurar tener y sustentar el hombre principal; buena mujer, buena casa, buen caballo y buenas armas.


El matrimonio es una antigua institución que se fundamenta teóricamente en el amor entre dos personas; pero no siempre fue así, lo normal es que el matrimonio fuera más un contrato entre dos personas que se van a necesitar que una relación libre y voluntaria motivada por las cualidades de las personas que lo componen.
Eso es lo que podemos deducir si nos acercamos al refranero.
Y no es que en el pasado no hubieran historia de amor, que por supuesto que si, pero la vida era demasiado dura como para no considerar las ventajas o inconvenientes de un matrimonio por amor pues si más vale pan con amor que gallina con dolor, también  por el interés te quiero, Andrés, que más vale un buen compromiso que un mal matrimonio.

En la última entrada del blog comencé a poner refranes que hacen referencia a la mujer, lo lógico ahora es pasar al apartado del matrimonio.

Ante el matrimonio el refranero invita a la cautela y previene si no del amor sí de la pasión, pues corazón apasionado no quiere ser aconsejado,  no vaya a ser que se comenta un error y las consecuencias en éste caso son caras de pagar,  aconseja pues pensar  a largo plazo de modo que si con viejo te casaste, a la puerta no te paraste; apechuga pues con las consecuencias viene a decir.
Y es que el matrimonio en otros tiempos era para siempre y había que plantearselo con cautela, por lo que ni ir a la guerra ni casar se ha de aconsejar, que asunto serio y es, sobre todo para la mujer, de modo que consejo en amores no recibas, menos si vienen de amigas.
Y es que bueno es ser casado si no tuviere cuidado, por lo que antes que te cases mira lo que haces, que en Alquimia y en casar difícil es acertar. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario