lunes, 27 de noviembre de 2017

Antifascista agrede a un policía

Lejos ha quedado la imagen de un activista político adquiriendo doctrina en una célula de su organización, creando y divulgando consignas a través de una multicopista manual.

El activista político moderno se nutre ideologicamente a través de la Red y usa el photoshop como herramienta de trabajo y en muchas ocasiones ni siquiera es un activista al estilo romántico de quien persigue un ideal político, sino un periodista a sueldo de alguna empresa o de un gobierno.

Está saliendo a la luz la participación de Rusia en la agitación de la red buscando la desestabilización de Europa, pero no nos engañemos, todos los gobiernos usan la "posverdad" como un recurso ideal para movilizar a los sectores ideológicos más extremistas, que son también los sectores más activos y menos críticos.

Vamos a fijarnos en una fotografía de Milos Bicanski y publicada en el diario The Guardian en Diciembre de 2009. (1)

 fotografía de Milos Bicanski


Parece mentira pero ya han pasado unos cuantos años y es que la crisis en la que estamos todavía inmersos está durando demasiado, posiblemente haya llegado para quedarse, pero esa ya es otra historia.

En la imagen de los enfrentamientos entre las gentes y la policía, alguien con lo que parece una bandera roja  parece querer agredir a un policía que está cayendo al suelo.

Esta imagen fue tomada luego por alguien que tenía interés en enfatizar el acto violento añadiéndole carga ideológica,  convirtiendo al agresor en un antifascista, algo similar a lo ocurrido en Texas con quien disparó indiscriminadamente dentro de una Iglesia.


Añadiéndole la bandera que identifica al movimiento antifascista, cambia la naturaleza de la agresión y proporciona recursos gráficos para que la imaginen se distribuya por la Red, de libre uso para usuarios de ideología contraria a ese movimiento.

En Estados Unidos la imagen se divulgó como ocurrida en los disturbios de Charlottesville, el propio presidente Trump no dudó en culpar al movimiento antifascista. (2)

La imagen no tardó en ser localizada y el montaje desmentido, pero ya estaba siendo circulada y usada en varios países.




(1) The Guardian 
(2) INDEPENDENT 

No hay comentarios:

Publicar un comentario