miércoles, 8 de noviembre de 2017

Más caro es lo donado que lo comprado.


Solamente el amor materno es lo suficientemente desinteresado y sincero como para no esperar nada
del ser amado.
El amor siempre está condicionado de alguna manera;  a la fidelidad; la reciprocidad; etc.

Éste refrán va de eso, del interés o más bien, como dice el dicho:
Manos que dais ¿Que buscáis?
De la intencionalidad que puede acompañar un obsequio o una buena acción, de modo que quien acepta un regalo queda como en deuda con quien le ha hecho ese regalo ¿Cómo negarse a intentar satisfacer la demanda de algo de quien ha sido generoso con uno?

El refranero es la sabiduría de un pueblo que vive en un mundo hostil,


No hay comentarios:

Publicar un comentario