martes, 21 de noviembre de 2017

Ovejilla de Dios, el diablo te trasquile



 Una de las cosas más decepcionantes de la vida es encontrarse con gente hipócrita, siempre enmascarándose para buscar  quién sabe qué.
La hipocresía es muy social, sirve para buscar la aceptación y el hipócrita se adapta así a un grupo o a una persona en concreto, traicionándose a sí misma para acabar traicionando a los demás con la misma naturalidad con que él mismo vive su fingimiento.

Este dicho popular se asemeja a la frase de la fábula aquella que dice lo de : "quien no te conozca que te compre".
Se trata de un dicho muy antiguo que en algunas recopilaciones usa un castellano ya muy antiguo.


En el libro Seniloquium: refranes que dicen los viejos, de Diego García de Castro, dice: Ouejuela de Dios, el diablo te trasquile, y lo relaciona con los monjes que ejerciendo de oveja son en la practica como lobos; es pues, una forma de decir de alguien que obra al revés de lo que manifiesta, como dice éste otro dicho de: la cruz en el pecho y el diablo en los hechos o el de las palabras como miel y los hechos como hiel.

Alerta pues acerca de las personas hipócritas y las encomienda al diablo para que se relacione con quien merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario