domingo, 25 de febrero de 2018

Haciendo y diciendo nos vamos haciendo.

Dice el dicho que obras son amores y no  buenas intenciones,  porque al fin y al cabo lo importante está en el actuar.
A veces nos podemos preguntar qué cosa nos define, sería para hablarlo mucho y buen rato, pero sintetizando mucho, podríamos decir que lo que hacemos y lo que decimos es lo que refleja lo que somos.
Es como el lenguaje no verbal que nos delata aunque intentemos controlarlo.
La frase de ésta taza está pensada para quien realmente desea hacer su vida como si de una construcción fuera y entonces,  el modo en el que actuamos y  las palabras que salen de la boca, son la referencia de nuestra obra.
Por supuesto existe el actuar hipócrita y la manifestación también hipócrita de frases en las que no creemos, aún así ellas nos revelan en sentido negativo que nos traicionamos si así obramos; uno siempre se conoce a si mismo cuando es coherente consigo mismo o cuando no lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario